viernes, 2 de enero de 2015

5 razones para evitar el pasillo de productos “sin gluten”

5 razones para evitar el pasillo de productos “sin gluten”

A medida que el movimiento “sin gluten” es cada vez más y más popular, te podrías estar preguntando si deberías dejar el gluten. Creo firmemente que todo el mundo puede beneficiarse de una dieta libre de gluten, pero hay algunos enfoques diferentes que la gente toma al retirar el gluten de sus dietas. Algunas personas cambian de productos que contienen gluten a productos equivalentes sin gluten, mientras olvidan los alimentos frescos. Algunos consumen una combinación de alimentos naturales y envasados sin gluten, y otros consumen fuentes exclusivamente naturales libres de gluten.
Mientras que los alimentos sin gluten sin duda han traído alivio a un número de personas, muchas notan poca o ninguna mejoría en sus síntomas después de dejar el gluten. En este caso, el problema de fondo no es la dieta sin gluten, sino que los alimentos  sin gluten envasados.
¿Qué hay de malo con los alimentos sin gluten?
El problema con los productos sin gluten es que son aún más refinados que sus homólogos que contienen gluten. Yo incentivo a todos mis pacientes a evitar los alimentos procesados, ya que el alimento original pierde una gran cantidad de nutrientes durante el proceso de refinación. Para producir harinas sin gluten, los fabricantes utilizan otros granos y almidones tales como harinas hecha de arroz, papas, maíz y tapioca. Si bien estas harinas son naturalmente libres de gluten, siguen siendo granos altamente refinados que pueden causar un aumento en el azúcar en la sangre superior a la de sus homólogos de grano entero.
De hecho, los productos sin gluten son a menudo muy bajos en una serie de vitaminas y minerales:
Hierro
Folato
Niacina
Tiamina
Calcio
Vitamina B12
Fósforo
Zinc
Si notas que tus síntomas no están mejorando o incluso empeorando después de eliminar el gluten, podría haber una serie de factores en juego.
5 razones para evitar el pasillo “gluten-free”
1. Los productos sin gluten pueden contener pequeñas cantidades de gluten.
Los productos sin gluten pueden contener pequeñas cantidades de gluten. Incluso alimentos certificados sin gluten pueden contener hasta 20 partes por millón (ppm) de gluten por porción. Esta es una cantidad mínima de gluten si sólo consumes alimentos envasados ocasionalmente. Sin embargo, si comes estos alimentos procesados sin gluten todos los días, puedes exponerte potencialmente a cantidades no deseadas de gluten. Si consumes alimentos sin gluten que no están certificados, entonces sólo estás tomando la palabra de la empresa para ello y asumiendo que sus productos están libres de gluten. Es mejor revisar la etiqueta para ver si un producto libre de gluten es producido en las mismas instalaciones que el trigo, u otros granos que contienen gluten.
2. Los productos sin gluten son pobres en nutrientes.
Creo firmemente que el gluten es el alimento que causa más inflamación que puedes consumir, pero eso no quiere decir que todo lo que hay en el pasillo libre de gluten es necesariamente saludable. Cuando los granos son refinados en el proceso de fabricación, muchas vitaminas y minerales se pierden con él. Los productos sin gluten son considerablemente menos nutritivos que los alimentos completos como frutas, verduras, nueces, semillas, y una fuente orgánica de proteína animal.
3. Los productos sin gluten tienen un alto contenido de azúcar.
Siempre que un ingrediente se elimina de un alimento, a menudo se sustituye con otro ingrediente para la estabilidad, vida útil, o con fines de textura. Por ejemplo, los alimentos sin azúcar contienen alcoholes de azúcar, y los alimentos sin grasa se producen a menudo con grasas artificiales y azúcar extra. Los alimentos sin gluten no son una excepción a esta regla, ya que son a menudo cargados con azúcar extra. Las cantidades excesivas de azúcar pueden contribuir a la resistencia a la insulina y aumento de peso, y en última instancia suprimir tu sistema inmune. Además, el exceso de azúcar puede alimentar infecciones intestinales como candida y SIBO (small intestinal bacterial overgrowth), y dar lugar a muchos más problemas de salud.
4. Los productos sin gluten contienen conservantes.
Los conservantes aumentan la vida útil de un producto y aseguran que sea resistente al moho y las bacterias. Si bien es muy conveniente tener comida que dura un mes, agrega químicos y compuestos innecesarios a nuestras dietas. La comida que comemos era un organismo vivo, ya sea una planta o un animal, y es muy natural que nuestra carne, verduras, granos y se deteriore después de ser cosechado. Cualquier cosa que pueda sobrevivir en tu estantería por más de una semana sin una fuente de vida no es natural, y no es algo que quieras incluir en tu dieta.
5. Los productos sin gluten están hechos con aceites refinados.
Aceites de bajo costo a menudo se añaden a muchos productos sin gluten para humedecer el producto y mejorar la textura. Los aceites refinados tales como los vegetales, de canola, cártamo y girasol son ricos en ácidos grasos omega-6, que son pro-inflamatorios. Una dieta más alta en ácidos grasos omega-6 que los ácidos grasos omega-3 puede conducir a un aumento de la inflamación.
¿Qué puedo hacer?
Una de las cosas más importantes que puedes hacer es obtener tu energía a partir de alimentos enteros, frescos y orgánicos, como frutas y verduras orgánicas, nueces crudas y semillas, aceites saludables, carne de vacuno alimentado con pasto, salmón salvaje y huevos de gallinas libres – todos los cuales están libres de gluten por naturaleza.
Si ya has quitado el gluten de tu dieta, tu cuerpo puede ser sensible a otros alimentos inflamatorios como los lácteos, los huevos y la soja. Considera eliminar uno o todos estos de tu dieta para ver si tus síntomas mejoran.