sábado, 2 de junio de 2012

Los aliens no sólo vienen del espacio exterior, también de las profundidades marinas

Especies que evocan a personajes de ciencia ficción transgreden con toda la estética natural, pareciendo especímenes de otras galaxias.

Cuando se habla de especies marinas, el concepto se asocia a hipocampos, marlines y ballenas, pero en lo más profundo de los mares, en la zona abisal, la fauna se torna espeluznante e incómoda para la vista. Por sus formas tan poco comunes, podríamos denominar a esta especies “alienígenas marinos”.
Blofish
Esta amorfa masa gelatinosa vive en costas australianas y su parecido al rostro del ser humano es evidente. Todo un misterio morfomarino.

Demonio de mar (Fanfan Seadevil)
Es un verdadero monstruo. Cuando esta especie decide aparearse, muerde con su poderosa mandíbula a su presa (pareja) y se une a ella de tal forma que llegan a compartir el torrente sanguíneo. 

Pez ataúd (Coffinfish)
 
Su forma tan similar a la de cualquier pez no la hacen tan extraña, pero aunque vive en el océano, esta especie no fue dotada con aletas. Para transportarse utiliza sus pequeñas patas.

Pez cerdo (Sea pig)
 
Su dieta consiste principalmente de lodos marinos. Fue hallada en las costas antárticas y su aspecto similar al de un cerdo con dedos humanos es su principal característica. Aún no se sabe mucho acerca de su reproducción y vida marina.